Etiquetado: pop

TIENDA

Hace unos meses podías adquirir algunos productos del merchandising de Zahara aquí mismo. Esta opción ya no está disponible, pero no te alarmes, puedes acceder a esos productos y otros exclusivos de Zaharamania.net en su web.

Ahora mismo esto es lo que puedes adquirir, pero muy pronto estará el disco SANTA y el merchan oficial del disco (chapas, bolsos y camisetas)

Que lo disfrutéis!

postal-santa-el-frio

2,00€

postal-santa-crash

2,00€

postal-santa-2

2,00€

tattoo-santa-zahara-zaharamania-5

1,00€

postales_zaharamania

5,95€

taza_fragiles

11,50€

Anuncios

Snapchat mola

Hola bonicos y bonicas.

Hacía mucho tiempo que no me dirigía a vosotros, así en comunidad, a todos por igual, algo que no fuera hablar de la gira, de los vídeos, patatín patatán…

La cosa es que he descubierto una nueva aplicación (que en realidad lleva ya bastante tiempo) y que me mola mucho. Es SNAPTCHAT. La tenía desde hace tiempo pero me parecía un poco shit por que, como casi todo el mundo cuando la abre por primera vez, no entendía nada. Poco a poco le he ido pillando el punto y he descubierto que en tu historia puedes compartir fotos o vídeos con todo aquel que te siga y que también puedes enviarle cositas en privado a tus colegas.

Tienes que buscar por nombre de usuario, mail o teléfono y seguir a quién te apetezca cotillear.

Al contrario que Instagram todo es inmediato, sin filtros ni retoque y bastante feo, pero esa es la gracia. Una alternativa al bonitiquismo que ya tiene la otra red social.

Yo la estoy usando para comunicar cosas que no haría en otras redes, para mostraros las pelis o series que estoy viendo, para subir fotos de mi cara mañanera, para mostrar lo idiotas que son los muchachos de mi banda. Vamos, una forma más de comunicarme con vosotros de una manera más informal, directa y divertida.

Espero que os hagáis una cuenta y la disfrutéis tanto como yo.

Si queréis seguirme, yo soy ZAHARAPOP.

Os espero.

z

2 nuevas fechas se añaden a la gira santa

web

Añadimos 2 fechas más a la ‪#‎giraSANTA‬

Huesca — 4 diciembre en El Veintiuno (acustiquisimo)

Valencia — 12 diciembre en la sala Jerusalem 

Puedes consultar en resto de las fechas y dónde comprar las entradas en

http://zaharamania.net/conciertos/

¿Dónde está Zahara?

Parece ser que Zahara se ha perdido por el metro de Madrid. ¿Nos ayudas a encontrarla? 

Si viajas en metro por Madrid, ¡pon atención! Porque la red subterránea ha sido invadida por carteles de la #GiraSanta de Zahara. Si encuentras uno de ellos, acércate y hazte una foto con él porque tiene premio.

¿QUÉ PREMIO?

Convertir tu entrada individual para el concierto del 18 de diciembre en la Sala But de Madrid en una ENTRADA DOBLE.

¿CÓMO PARTICIPAR?

Desde hoy y hasta el próximo 30 de septiembre Zahara pone en marcha a través de su perfil de Instagram el concurso “¿Dónde está Zahara?”. Para participar en él tan solo tienes que:

  • Tener una cuenta de Instagram (¡recuerda que sea pública para que podamos ver las fotos!)
  • Subir tu foto junto a uno de los carteles en el metro de Madrid con el hashtag #ZaharaSalaBut
  • Etiquetar a la persona a la que quieres llevar al concierto si ganas tu entrada extra

Los 10 ganadores del concurso se elegirán por sorteo de manera aleatoria y sus nombres se harán públicos aquí el 1 de octubre.

¡Esperamos tus fotos en #ZaharaSalaBut!

 

Puedes consultar las bases completas haciendo en la web de Zaharamania.net

 

DIARIO DE UNA RUNNER

15 de abril. Volver a empezar

 

Captura de pantalla 2014-04-15 a la(s) 18.55.53

Yo ya sé que el año empezó hace cuatro meses, pero en muchos aspectos de mi vida, acaba de hacerlo.

Empecé con mal pie, y casi literalmente, porque lo hice con una lesión en el psoas. Una sobrecarga habitual que podía haber sido cosa de una semana se complicó cuando sufrí un golpe en la cadera provocando que la sobrecarga se convirtiera en lesión. Yo no tenía ni idea de anatomía, pero cuando empiezas a correr, es una de las cosas que acabas sabiendo. Por ejemplo yo pensaba que lo que hay debajo de la rodilla, así, en su totalidad es el gemelo. Pues no, hay mogollón de músculos ahí, y cada uno se sobrecarga o desgarra según lo que estés haciendo, lo poco o mucho que estires y la mala suerte que tengas.

El Psoas ese músculo tan rebonico que va desde la ciática hasta la ingle. Da grima, lo sé.

Primero pensé que no sería más que un par de semanas, como la primera vez que me lesioné. Pero  por lo visto el Psoas es un  músculo complicado de curar, y más si eres una persona nerviosa con ganas de moverte todo el día como yo. Pero si quería mejorar, tenía que parar. Y paré.

He estado más de dos meses sin correr.

Me he perdido Bombers.

He perdido tono, fuerza y resistencia.

He perdido un poco la cabeza en el camino.

He padecido el síndrome de abstinencia más grande de toda mi vida.

Pero también he mejorado.

Ha sido lento, he tenido que cuidarme seriamente, compaginar el reposo de la pierna con otros ejercicios para fortalecer otras zonas, he tenido paciencia y calma y hoy, por fin, mi querida fisio me ha dicho que mañana puedo empezar a trotar. 10 minutos, lento, sin cuestas… Bueno, poco a poco, no?

Lo peor ha sido no poder correr Bombers en Barcelona. Una carrera que me apetecía especialmente ya que hace una año fue la primera en que corrí 10 km por primera vez,  y en la que quería volver a probarme después de San Silvestre en fin de año. Esa vez fue la última vez que corrí fuerte, que corrí rápido, que corrí 10 km a 5, 15, que me superé, que sentí que volaba corriendo…

Lo mejor es que hoy estoy feliz.

Vuelvo a empezar, pero no tiene porqué ser malo. Dicen que el cuerpo tiene memoria. Tendré que comprobarlo.

Ya os iré contando qué es lo que recuerda. Y espero que sea mucho, porque hemos vivido cosas increíbles.

 

Diario de una RUNNER: El día que corrí 21 km.

DIARIO DE UNA RUNNER

 
19 de septiembre. Yo una vez corrí media maratón.

1236222_438590316253903_1125007318_nHace 7 meses no podía estar más de 1 minuto corriendo sin pensar que estaba viviendo una experiencia cercana a la muerte.

Hace 3 meses pensaba que correr 10km era posible, pero que atreverse con 21 era una locura impensable.

Pero hace 10 días pensé que lo mejor de los miedos es dejarlos atrás, así que corrí durante 2 horas y veinte minutos hasta conseguirlo.

Después de un mes con la lesión del gemelo intenté ser realista y fijé mi objetivo en llegar viva a la meta, así que a pesar del empujón natural de la multitud intenté concentrarme en hacer los 21 km a un ritmo que me permitiera sobrevivir y no dejarme llevar demasiado por las ganas de llegar. Y eso hice. Escuché a mi cuerpo, analicé los dolores y molestias que iba teniendo, mantuve el ritmo y la primera hora pasó sin darme cuenta.

A partir de la hora y diez, cruzando el puerto, con una brisa fresca, una temperatura ideal y  la música sonando a todo volumen por las calles de Londres, me di cuenta de que nunca antes había corrido más de 11 kilómetros  y que empezaba a estar en territorio desconocido.

1002207_438085886304346_1597046641_n

Y fue genial.

La sensación de estar superando un reto es tan potente que me permitió mejorar el ritmo en los siguientes kilómetros. Concentrada, con un objetivo claro y analizando cada reacción de mi cuerpo, seguí corriendo sin parar.

Cuando tan sólo quedaban 3 km para la meta,  un subidón de energía me ayudó a subir uno de los peores kilómetros de toda la media. Una cuesta interminable donde corredores a mi lado paraban y andaban, llorando frustrados por el dolor y el esfuerzo. Quería parar. Una parte de mi quería irse a mi casa, darse un baño caliente y no seguir corriendo, pero en lugar de eso, puse un pie delante del otro, sacaba una fuerza escondida y ponía el otro y después otro y otro más.

No hay nada más bonito que ver una meta al final de una cuesta como la que tuvimos que subir. No hay nada mejor que avanzar hacia ella cansada, con las piernas pesando como bloques de cemento,  pero alegre, sabiendo que lo estás haciendo. Es emocionante escuchar los aplausos de los amigos de otros corredores. Sabes que no son tuyos y sin embargo, funcionan, animan y emocionan como si gritaran tu nombre.

Y después, cruzas la meta, quieres parar pero tu cuerpo sigue avanzando, entre unas lágrimas saltadas y un pulso descontrolado por la emoción.

Fue increíble. 

No hubo dolor, ni ganas reales de abandonar, ni fatiga o malestar.

Pero sí que me encontré con una energía desconocida y unas ganas tremendas de mejorar marca.

Así que habrá que buscar una nueva media maratón…

Serán las cuestas de San Francisco tan grandes como dicen?

Sólo hay una manera de averiguarlo

Captura de pantalla 2013-09-16 a la(s) 16.07.12

21km half marathon. san francisco. 20 octubre. 2013

Diario de una Runner: Challenge accepted

13 de julio 2013. Challenge accepted

imageLa imagen de aquel primer día en el que apenas fui capaz de correr 3 km se mantiene firme y clara en mi cabeza como si fuera ayer. Recuerdo que al pensar en los 10km imaginaba que los haría alterando correr y andar puesto que me parecía imposible poder estar una hora seguida sin pararme.

Ahora, cuando corro esos mismos 10 kilómetros en un día de entrenamiento suave sonrío, me distancio y me veo corriendo desde fuera y me dan ganas de decirme “ves, aquí estás, pudiste con ello y ahora quieres más”. Y en ese mismo momento me digo, “si fueras a correr media maratón, no llevarías ni la mitad del recorrido” y otra voz en mi cabeza, procedente de algún lugar que aún no identifico me dice “reto aceptado“.