SÁHARA

<17 de diciembre 2014>

unnamed-8La Asociación de Amigos del Pueblo Saharahui presentó, junto con la concejal de Participación Ciudadana, Josefa Olmedilla, la última iniciativa del colectivo: un mercadillo solidario, que estará compuesto por productos donados, pero que, como dijo su presidenta, Ana Arboledas, todo el género que se pondrá a la venta en el mercadillo estará “en perfectas condiciones y casi nuevo”.

De este modo, ropa, complementos, joyas y libros, entre otros, serán algunas de las cosas que se podrán adquirir, por un precio que va desde uno hasta cinco euros. “Precios simbólicos”, como dijo la concejal Josefa Olmedilla, para que todo aquellos que se acerquen hasta los puestos “puedan colaborar con una causa justa y muy solidaria”, apuntó la edil popular.
Una iniciativa de los “Amigos del Pueblo Saharaui”, con la que pretenden recoger fondos para seguir con su proyecto de ayuda a los niños de la región africana, “Vacaciones en paz”. Cada año, como explicó Ana Arboledas, decenas de menores pueden disfrutar de varios meses con todas sus necesidades cubiertas. Además, el colectivo proporciona tratamientos y atención a jóvenes con discapacidad junto con Aprompsi. No obstante, debido a la crisis, el colectivo ha visto reducido el número de menores que venían en verano. “Con traernos a un niño más que el año pasado, el esfuerzo habrá valido la pena”, explicó.

La cantante Zahara es una colaboradora habitual de la asociación y la madrina del colectivo. Una activista comprometida, que fue una de las impulsoras de este mercadillo, en el que estará el día de su apertura para ayudar a las diferentes actividades,
Una iniciativa que se sumará a una carrera popular, cuya organización ya se ha puesto en marcha desde la Concejalía de Deportes y el colectivo social, que está previsto que se realice en marzo.

 
 
<8 de abril 2013>

N O T I C I A S: Espectáculo de Danza del Vientre

CARTEL DANZA

El próximo 13 de abril a las 21.00 horas se elebrará en Úbeda un espectáculo de Danza del vientre.

El dinero recaudado irá a parar íntegramente a la Asociación de Ayuda al Pueblo Saharaui  a la que pertenezco y de la que soy madrina y sobre la que puedes saber más leyendo este blog.
La entrada es a 4 €

y la podéis comprar en el Ayuntamiento,en el negociado de Cultura , 2 horas antes de la función y en los teléfonos de nuestra Asociación:

638007508 y 629774538

 

 
 
 
 
 
 
 
<14 de febrero 2013>

N O T I C I A S: Exposición de Fotografía: Sahara de Carlos Tajuelo

Viernes 22 de Febrero de 2013 a las 20h.
Proyección y presentación por parte del director Nicolás Muñoz de su película documental “El Maestro Saharaui” .

Sinopsis:
Decenas de miles de saharauis viven desde hace más de treinta años en campamentos provisionales, refugiados en el desierto argelino. Los niños, por culpa de esa situación, se ven obligados a viajar lejos para completar sus estudios. Muchos se forman en Cuba, durante un periodo de más de doce años fuera de casa. Este documental narra el día a día de estos estudiantes, tanto en el desierto, como en Cuba, en un viaje de ida y vuelta lleno de contrastes.

cartel expo sahara II

<19 de enero 2013>

N O T I C I A S : Caravana de alimentos y material escolar para el Sáhara

Dentro de unas semanas marchará una caravana desde Jaén para el Sáhara llena de alimentos no perecederos y material escolar.

Si quieres colaborar con una aportación, del tamaño que sea, será bien recibida.

Piensa que allí necesitan siempre ayuda externa ya que sin ella no pueden sobrevivir, por eso todo lo que les llevemos será repartido entre el colegio,  y las familias de allí.

El material escolar irá para el colegio de infantil y primaria de la wilaya de Bojador, donde estuve junto a la Asociación Saharaui en noviembre del año pasado y los alimentos son para repartir entre la población refugiada

Puedes dar:

Alimentos no perecederos: latas de comida, legumbres…

Material escolar: libros para estudiar o de lectura, cuadernos de dibujo, lápices, cuadernos, folios, mochilas…

Todo lo que quieras dar es necesario, por poco que sea, allí será de mucha ayuda.

Si quieres aportar algo, escribe un mail a Ana Arboledas, vicepresidenta de la Asociación sorollana60@hotmail.com

Ella te informará de los pasos a seguir.

Muchas gracias!

* * * *

<19 de diciembre 2012>

N O T I C I A S

-La Asociación de Ayuda al Pueblo Saharaui de Jaén organiza una Jornada sobre los DDHH en el Sáhara Occidental, en la Universidad de Jaen (Sala de grados, edificio A3) el miércoles 19, a las 10:00 horas.
Programación:

10:00 horas. Apertura y proyección de la película “Hijos de las nubes la última colonia” dirigida por Javier Bardem.

12:00 horas. Intervenciones:

-Fernando Peraita, Presidente de la APSS (Asoc. Ayuda al Pueblo Saharaui de Sevilla) “Sahara occidental, 37 años de ocupación.

-Abidin Bucharaya, representante de la Delegación Saharaui de Andalucía.

-Francisco Serrano, Presidente de AJASAHARA (Asociación de Juristas por el Sahara). “Los Derechos Humanos del Sahara Occidental”.

-Brahim Lambarki, activista saharaui de Derechos Humanos.

-Juan Carlos Gómez, movimiento universitario Sáhara UPO (Universidad Pablo de Olavide, Sevilla).

Se ruega máxima difusión del acto y le estaremos agradecidos por ello. Para cualquier consulta estaremos disponibles en el teléfono 629774538 o el e-mailsaharajaen@gmail.com

cartel sahara

6 de noviembre de 2012 E L H O S P I T A L, L A E S C U E L A, L A S D U N A S

El 6 pasamos la mañana en el hospital. Conocemos al equipo sanitario donde sólo hay un doctor titulado. Hay saharauis con la carrera terminada, pero vienen sólo uno o dos años ya que enseguida se marchan de aquí. De todas las cuidadoras que hay (mujeres que vienen a ayudar) sólo hay una cualificada. Faltan medicamentos, equipo, personal, limpieza…

Las chicas pasan el día con los enfermos, poniendo vacunas (una de las mejores cosas de este Centro Médico es que cumple el plan de vacunación), ayudando al doctor, cuidando de las parturientas…

Natalia, una de las enfermeras que viene desde España, y compañera de jaima

Maribel con dos de las cuidadoras

Cuidadoras en el Centro Médico

Después, aprovecho para irme con  las hijas de Ana hasta el colegio, para ver cómo se organizan para dar las clases.

En el colegio dejamos material y el compromiso de volver. A todos los lugares a los que vamos, anotamos las necesidades básicas y una vez en España trataremos de cubrirlas enviando material en las Caravanas organizadas para tal efecto. Las ayudas aquí son importantísimas, ya que son la única manera que tienen de resistir.

Cuando se piensa en los Campamentos hay que tener muy claro porqué están aquí. Desde que hace casi 40 años fueran expulsados de sus tierras y Argel les cediera estos territorios, han conseguido mantenerse, exiliados y abandonados gracias única y exclusivamente a las donaciones externas. Una se desespera al ver tantas cosas que hay que hacer y que saber por donde empezar. También es cierto, que teniendo en cuenta las limitaciones impuestas, es una sociedad bastante bien organizada, que está sabiendo mantenerse y sobrevivir.

Hay muchos momentos en los que te olvidas de las condiciones extremas en las que esta gente vive. Cuando vas a visitarlos y te ofrecen todo lo que tienen, te invitan a ducharse (cuando sabemos que tienen un bidón de agua por semana para absolutamente todo – animales, higiene personal, comida, limpieza…), a merendar, te hacen de comer, te dejan dormir siesta, te hacen sentir realmente como si estuvieras en tu casa.

Después de una de estas visitas familiares, Tawalo nos tenía preparada una sorpresa.

Llegada a las dunas

Desde que llegamos, estuvimos hablando de las ganas de poder visitar las Dunas. Y finalmente pudimos hacerlo. Tawalo nos llevó al atardecer para disfrutar la puesta de sol encima de esas montañas de arena finísima. Creo que ese momento se convirtió en uno de los más increíbles de mi estancia aquí.

Cuando estábamos llegando, nos contó que justamente ahí, fue donde se asentó el primer campamento. Los restos de un pueblo que vivió allí durante años aún perduran. Si el lugar donde está ahora instalado el campamento, es cuanto menos, complejo, pensar en el tipo de vida que estas personas tuvieron al principio de su exilio nos ponía a todos la piel de gallina.

Restos de los primeros Campamentos Saharauis cerca de las dunas del desierto

Cuando llegamos, la sola sensación de estar ante esa inmensidad de arena, tan alejados de la civilización llena el vacío que aparentemente hay. La textura de la arena bajo nuestros pies, el cielo rojo ante la caída del sol, el silencio absoluto y un único árbol en mitad del desierto.

No sé expresarlo bien, pero estar allí provocaba una sensación absoluta de paz.

El Árbol

* * * * *

5 de noviembre de 2012 L A S D U D A S

El lunes nos levantamos temprano para nuestra reunión con la Gobernadora.

Una de las primeras cosas que llama la atención cuando estás aquí es que hay muchos cargos.

Todo el mundo habla muy bien de ella y de su labor.

Cuando nos sentamos con ella, a su izquierda hay un señor preparando el te, como siempre que hay un encuentro social. En el momento en el que un grupo se sienta a conversar o está ocioso aparece alguien al lado, normalmente una mujer, que se sienta y empieza con el ritual de los 3 tres, el primero amargo como la vida, el segundo dulce como el amor y el tercero suave como la muerte.

La gobernadora nos agradece estar ahí. Nuestra sola presencia ya les motiva y les da energía para luchar viendo que nosotros, a pesar de la situación en nuestro país, decidimos venir a ayudar. Siempre tienen presente que el motivo por el que están ahí, que su lucha pacífica es por la Liberación.

Nos ofrece centrarnos en su hospital y la verdad, nos parece lo mejor. El grupo de enfermeras con el que vengo trae un proyecto para tratar de ayudar en el control y tratamiento de enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión, dos de muchos de los grandes problemas sanitarios de esta zona. No es la primera vez que vienen desde fuera a llevar a cabo una acción sobre algún problema concreto, pero lo que suele suceder es que nunca se continúa, por lo que la acción queda en nada. Por eso, es fundamental que labores como la que tratamos de llevar a cabo en estos días se mantenga en el tiempo.

En esta semana tratarán, sobre todo, de aprender el funcionamiento del centro sanitario, anotar carencias y ver dónde pueden aportar. Sin duda, la lista de necesidades es interminable.

La mañana en la que estaban viendo el hospital por primera vez, Tawalo me llevó a ver un taller de costura y diseño. Una marca que han creado para que los Saharauis confeccionen su propia ropa y además, se venda fuera.

Sahara Libre Wear

Cuando nos íbamos, Maribel, impactada por las condiciones del Centro Sanitario me animó a entrar.

Una no sabe qué decir ni qué pensar al ver algo así.

Centro Médico en Bojador

Por un lado, se es consciente de que hay que mirar lo que nos rodea dejando a un lado la mirada occidental, pero por otro, es inevitable. ¿Dónde confluyen las dos formas de verlo? Durante todos estos días trato de encontrar el punto de conciliación. Es interesante ver como al adentrarse en otra cultura, aunque sea tan tan diferente, asumes rutinas y costumbres en cuestión de horas y no te cuestionas cosas que en nuestro hogar serían extrañísimas. Una mosca en mi casa me pone de los nervios pero aquí puedo “ducharme” al lado de una cucaracha.

Pero a la par, gestos que en nuestra cultura nos parecían normales, como algo tan común como la desorganización, de repente aquí se ven insólitos y criticables.

Es cierto que hay una falta de formación e información sobre normas básicas de salud e higiene pero cómo encontrar la manera de introducir los cambios, cómo explicar sin ofender, cómo conocer sin imponer es complejo.

En eso radican casi todas las discusiones del grupo, en un tema que nos preocupa y mueve.

Os dejo algunas fotos de mi familia aquí, en Bojador.

La hermana mayor y su hija pequeña y dos de sus hermanas

Natalia y yo con dos de las niñas de la casa fotografiadas por otra de ellas

* * * * * * *

4 de noviembre 2012 L A S C O N T R A D I C C I O N E S

Lo primero que sorprende al llegar aquí no es ni la pobreza, las precariedades, ni siquiera los coches abandonados entre las rocas, lo que más impacta y, sobre todo, emociona es la amabilidad con la que todas y cada una de las familias que visitamos nos recibe. El Saharaui por definición es alegre, sonriente y hospitalario.

La primera mañana nos despertó la llamada a la oración, pero conseguimos seguir durmiendo hasta que a las 8 de la mañana las niñas entraron en la habitación con el desayuno. Es curioso ver como intentan que nuestra estancia allí sea lo menos extraña posible cuando entre las cosas para desayunar hay Nescafé, galletas y mantequilla. La hermana mayor de todas ellas se sienta con nosotras, habla un poco de español y le contamos como hemos dormido, cómo estamos, cómo fue el viaje.

Ninguna de las mujeres que hay en esa mesa nos conocemos y sin embargo estamos ahí a punto de compartir nuestro primer te de muchos que tomaremos después.

En nuestro primer día allí, fuimos a la Jaima contigua donde se encontraba Ana (la vicepresidenta de la Asociación) con sus cuatro hijos. Allí, mientras terminaban de desayunar, tuvimos nuestro primer encuentro con Abidin, el Delegado del frente Polisario en Andalucía y con Mael donde nos explican que nos quedaremos en el antiguo 27 de Febrero para trabajar en su Centro Médico y escuela.

Abidin (Delegado del Frente Polisario en Andalucía)

En estos días hemos visitado varias familias. Parientes de los niños que han ido alguna vez a España y que mantienen un vínculo muy especial y estrecho con sus padres de acogida en España. Son, exactamente eso, unos padres de acogida durante dos meses en los que consiguen que estos niños puedan hacerse exámenes médicos, muchos de ellos, operaciones, superan problema de desnutrición y además, conocen otra cultura, y a unas familias que se vuelcan con ellos y que se preocupan por su educación y desarrollo.

Cuando pasas un par de días en el Sáhara te das cuenta de que las posibilidades de salir de esta situación son más que escasas. Uno contempla, no la pobreza, si no el abandono al que está sometida esta población y se da cuenta de que la única manera posible de ayudarles es haciéndolo directamente. No hay posibilidad de darles la caña y no el pez. ¿Qué se puede ofrecer para que crezcan cuando están en unos territorios que no son los suyos, inhóspitos, sin posibilidad de cultivo, prosperar o crecimiento?

¿Qué opciones tiene un pueblo exiliado y abandonado de mejorar?

Y en medio de todo eso, convives con unas personas agradecidas que se vuelcan contigo, que compran para darte lo que tú podrías comprarte, que se esmeran en hacerte sentir como en casa, que te ofrecen todo y absolutamente todo lo que tienen para que tu estancia aquí sea lo más parecida a un hogar.

Todo el tiempo que estás aquí, con las cosas que ves, el estado del centro médico, el material de los niños en la escuela, la higiene que tienen o no… Una se pregunta continuamente qué es lo que realmente se puede hacer aquí, cómo es posible que sigan existiendo en tales circunstancias y qué futuro hay para el Sáhara.

La duda aparece en la cara de cada una de nosotras, la impotencia, la desesperación muchas veces, el desconsuelo de querer hacer más pero tampoco saber exactamente cómo ayudar en una cultura en la que realmente somos invitados y no la conocemos en profundidad…

Hay distintas opiniones y sensaciones dentro del grupo y los debates son continuos. Por mi parte, intento escuchar y atender a todos, aprender lo máximo posible y disfrutar de su cariño, su atención, sus comidas, sus cuidados, sus risas, los viajes y este paisaje extraño y ajeno que cuando anochece deja el cielo más estrellado que he podido observar en mi vida.

* * * * * * *

3 de noviembre 2012: E L V I A J E 

Land Cruiser en el desierto

Cuando Tawalo nos condujo a través del desierto el velocímetro marcaba 60 km/hora pero la sensación era de 4 veces más. No hay carriles, ni señales, ni asfalto. Sólo tierra y piedras bajo un sol que nos quema a 35 grados mientras viajamos en un Land Cruiser con la ventana bajada, escuchando Massiel a todo volumen. Este ha sido uno de los lujos que puedes permitirte en los Campamentos Saharuis

A la vuelta de Lawilaya De El Aiun volvimos a atravesar el desierto con el sol a nuestra derecha y las temperaturas por fin bajando. Una puesta de sol lenta donde, miraras donde miraras, sólo había desierto

Puesta de sol entre El layon y Bojador

Pero empecemos por el principio.

El pasado sábado salíamos a las 12.30 de la T4 en Madrid hacia Argel.  El embarque fue muy bien. Teníamos permitido hasta 30 kg por persona así que aprovechamos que gente del grupo llevaba menos peso del permitido para llevar medicamentos y material escolar a los campamentos. El viaje fue con retraso, pero  tuvimos un buen vuelo de hora y media hasta Argel, donde tuvimos que esperar 8 horas hasta el siguiente vuelo a Tindouf. En el aeropuerto aprovechamos para tomar algo (pagando en euros), fumar (dentro del aeropuerto), vigilar nuestro equipaje continuamente y organizar cómo dormiríamos esa noche al llegar a los campamentos y dónde iría quién. En este viaje hay personas que van a visitar a sus familias. Son las familias de los niños que en verano han ido a España en los Vacaciones en Paz. Además de quienes van a “visitar a sus niñas” (como las llaman) hay un equipo de enfermeras que llevan a cabo un proyecto para informar sobre la prevención y control de la hipertensión y la diabetes. Además hay una pareja de fotógrafos y otra que viene a estudiar el sistema de recogida y eliminación de residuos. Como guía y ayuda está Maelainí, Subdelegado Saharaui en Andalucía.

Del aeropuerto internacional de Argel (bastante similar a cualquier europeo) pasamos  a la terminal de vuelos nacionales. La seguridad y los controles son continuos (no sólo al subir al avión o al pasar el control de billetes, si no para entrar al mismo aeropuerto) y salvo las turistas, el número de mujeres es muy inferior al de hombres. La cafetería estaba llena de hombres que parecían estar allí sólo para mirar.

En el aeropuerto nacional todo es diferente, empiezas a sentir que estás en otro continente y en otra cultura. Lo sientes al ver la seguridad (hasta 5 tipos distintos de fuerzas de seguridad), en los aseos (con pilas para lavarse pies y cara) y en el sector servicios (que a las 7 de la tarde está cerrando).

Entre las mujeres del grupo se oyen historias sobre los saharauis, sobre su historia, sobre cómo están desatendidos, sobre los problemas que sufren desde el pasado octubre, cuando tras los secuestros las ayudas que recibía este pueblo se han reducido en casi su totalidad. En el grupo de gente que vamos no hay miedo, hay cansancio e ilusión, ganas de ver a sus familias, ganas de ayudar y de ser útil. Oímos consejos, normas y nos vamos preparando para lo que va a ser una experiencia única en nuestras vidas.

Sobre las diez de la noche, aproximadamente subimos al avión. Una de las normativas de seguridad exige colocar personalmente el equipaje que se factura en los carros transportadores, para evitar que ningún bulto se quede sin identificar y abandonado.

Una vez en el avión, sobrevolando el desierto y en casi las dos horas y media de vuelo, consigo dormir.

Al llegar a Tindouf (a la una y media) aún nos queda un largo camino. Tras recuperar (casi literalmente) nuestro equipaje y medicamentos todo un equipo de Saharauis organizados preparan nuestro trayecto hasta los campamentos. En cuanto subí al todoterreno me apoyé sobre Sara, la hija de María (una de las familias que iban a visitar a sus familias saharuis) y me quedé dormida todo el camino. Oía hablar sobre un proyecto de universidad, una carretera asfaltada de dos mil kilómetros, las obras de una artista en las paredes de los edificios, pero era incapaz de abrir los ojos.

Cerca de las 4 de la mañana y tras varios momentos de incertidumbre nos organizaron para dormir en lo que en principio iba a ser una noche de paso y que ha acabado siendo nuestro lugar de residencia habitual.

Nuestra familia en Bojador (Antiguo 27 de Febrero)

Divididos en grupos (y tras irse con sus familias aquellas que venían con tal propósito) el resto nos fuimos a nuestras respectivas jaimas. entramos en una casa donde la madre de aquella familia nos indicó que pasáramos.

Eran las 4 de la mañana cuando tumbada sobre un colchón, metida en mi saco de dormir y compartiendo una habitación con las que entonces eran 4 desconocidas empecé a dormirme.

En esos momentos intentaba ponerme en la piel de estas 26 personas que me acompañaban, sobre todo pensaba en Juani, una de las mujeres que venía con nosotros para ver a su preciosa niña (he tenido la suerte de conocerla y doy fe de que es así). Esta mujer que prefiere subir 7 plantas andando antes que coger un ascensor porque tiene claustrofobia, que en su vida había montado en un avión porque tiene (creo que ya puedo decir tenía) miedo a volar, había pasado las últimas 24 horas viajando y se enfrentaba a unos días donde todas las comodidades que podía tener en su hogar iban a desaparecer. ¿Qué es lo hay dentro de estas personas para emprender este viaje?

Cuando oías hablar a Juani, sentada en el aeropuerto de Argel con las manos temblorosas y los ojos vidriosos sobre cómo estaba cumpliendo el sueño de su vida al poder venir a ver a su niña y abrazarla otra vez, entendías mucho de lo que estas personas llevaban dentro, y  no es otra cosa que amor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

* * * * * * *

3 de noviembre

Ya en el aeropuerto de Madrid. En facturación han sido muy amables y hemos aprovechado los 30 kilos que podemos llevar de equipaje para llevar medicamentos y material escolar para las familias.

A lo largo de estos días y en cuanto pueda os iré presentando al equipo.

* * * *.* *

2 de Noviembre de 2012

Tengo delante mi lista de cosas que no debo olvidar. Entre ellas el pasaporte, champús especiales, antimosquitos, ropa cómoda… Tengo ante mi un viaje único, una oportunidad de ayudar en unas acciones interesantes para ellos y nosotros.

Nerviosa y con ganas.

Mañana partimos para Argel, hasta llegar a Tindouf.

Tan pronto como las tecnologías me lo permitan iré subiendo videos y fotos del equipo.

Deseadme buen viaje!

z

* * * * *

21 de Octubre de 2012

Desde hace un año que la Asociación Jiennese de Ayuda al Pueblo Saharaui me hiciera Madrina, he querido ser activa en sus acciones. Después de haber conocido a muchos de los niños y niñas que han venido en los últimos años y tras ofrecerme emprender un viaje con ellos a los campamentos, el próximo mes de noviembre, estaré en Los Campamentos Saharuis.

Estaremos una semana ayudando en varias acciones, Educación para la Salud, Estudio de campo  de tratamiento y destrucción de basuras y Trabajo de Investigación de Educación para la Salud de los Escolares.

Podréis ver mis videos, fotos y comentarios aquí, para que los que no puedan venir, sepan de nuestra labor.

Os mantendré informados.

z

  1. Pingback: Zaharamanía | Primeras noticias de Zahara desde los campamentos de Tinduf
  2. Xiomara

    Después de leer esto no solo te admiro como artista, también como persona. Debería haber muchísima más personas sin miedo y con ganas de ayudar, como tú, como vosotros. Buena suerte a ti y a todos tus compañeros!

  3. Esperanza S

    Enhorabuena Zahara por la iniciativa que lleva esta asociación y tu que colaboras con ellos, todos deberíamos aprender de esto. Mucha suerte en esta andadura, disfruta de todo, de la gente, la comida, la luz, los sonidos, el paisaje… seguro que a partir de ahora queda un trocito de este país en tu interior.

  4. Benitais

    Querida hija, cada vez que leo tu diario me embarga una emoción tan enorme, no solo de paz y de amor, también de rabia e impotencia, toda mezclada y me entran ganas de abrazarte y de llorar. Esto último lo hago sin esfuerzo, lo otro lo haremos pronto. Y yo creía que estaba sensibilizada, pero ahora sólo sé que para sensibilizarse con el problema del destierro y de la colonización del pueblo saharaui o de cualquier otro problema lo mejor es conocer. Conocer es amar.
    Gracias, por tu diario.
    B

  5. FRANMA

    Hola Zahara.
    Aún no he tenido tiempo de agradecerte lo que estás haciendo por nuestra (tu) asociación.
    Sé que ahora entiendes de verdad el espíritu que nos mueve y se lo has hecho entender a mucha gente.
    Gracias de todo corazón.

  6. Rumbaway

    Emocionante relato de la vida de un pueblo que lucha con alegría en condiciones extremas. Es una gran noticia que tu enorme sensibilidad te lleve hasta allí y que además lo compartas con tanta delicadeza y sinceridad. Me he quedado con ganas de leer más, y, sobre todo, de ayudar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s