Diario de una Runner: un 2015 difícil

25 de diciembre 2015

Lo reconozco, montar mi propio sello, grabar un disco, promocionarlo y girar durante 7 meses ha sido emocionante, pero me ha obligado a dejar mi vida como runner un poco más apartada.

No me enorgullezco, no me gusta, pero puedo decir con la voz firme que no he abandonado. Y eso sí es motivo de orgullo. Sigo siendo un baby runner, pero no me he ido a ninguna parte.

Hoy corrí por Úbeda, con sus cuestas infernales, su fresco de pueblo de montaña y me cansé un poco al apretar en los últimos minutos para recordar cómo era el sufrimiento de querer parar y no hacerlo. Hacía mucho que no ponía mi cuerpo al límite, deportísticamente hablando, y casi había olvidado lo duro que es el momento en el que quieres dar por terminado el entreno pero sabes que no vas a hacerlo.

Unas horas más tarde estaba al fin en casa. Bajo la ducha, con el agua caliente sobre mí y masajeando mis doloridos músculos que se habían olvidado de lo que era sufrir, he vivido una experiencia de placer única. Lo mejor de esforzarte es la recompensa, el premio que nos da nuestro propio cuerpo y cerebro para celebrar que lo que hemos hecho sirve de mucho y que ahí seguimos a pesar del año que se haya tenido.

Por un 2016 lleno de cuestas, culos marmóleos y carreras completadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s